El Neuroma de Morton

3 febrero, 2019
Neuroma-de-Morton_podologa-de-Porras.jpg

Recientemente, he tenido en  la consulta varios pacientes con un dolor en el antepie muy característico, diagnosticándolo como Neuroma de Morton.

El Neuroma de Morton es una patología bastante común, y con mayor prevalencia en mujeres (especialmente de 50 a 70 años). Refieren un dolor muy agudo en la zona del metatarso o antepié que les produce limitación de la actividad diaria.


¿Qué es un Neuroma de Morton?

El Neuroma de Morton en podología es una degeneración del nervio digital plantar acompañada de una fibrosis o engrosamiento alrededor del nervio.

En el 75% de los casos el neuroma se localiza entre 3º y 4º espacio,  aunque se puede presentar en otras posiciones con menor frecuencia.

Esa alteración del nervio digital plantar se produce por compresión del Nervio interdigital con las cabezas metatarsales. Esta compresión se puede producir por una o varias de estas causas a la vez:

  •                Sobrecarga mecánica de la zona metatarsal
  •                Uso de calzado de tacón y punta estrecha
  •                Exceso de pronación del antepie
  •                Atrapamiento del ligamento intermetatarsal profundo
  •                Microtraumatismos de repetición que degeneran el nervio.

neuroma de morton_anatomia_podologa de Porras

Los Sintomas del Neuroma de Morton

Puede haber uno o varios síntomas:

  • Dolor tras caminar que alivia al colocar el pie descalzo con la frialdad del suelo.
  • Calambres que afectan a los dedos de los pies.
  • Hormigueo entre 3º y 4º dedo del pie que coincide con la localización del neuroma.
  • Dolor típico en el 3º espacio interdigital que suele empeorar al ponerse calzado y caminar.

Tratamientos para el Neuroma de Morton:

En podología podemos utilizar varios tratamientos:

1.- Ortesis de silicona separadora entre los dedos afectados, suele mejorar la sintomatología en poco plazo de tiempo.

2.- Plantillas personalizadas tras la realización del estudio biomecánico, ayuda a apuntalar el metatarso y recuperar la postura normal del pie.

3.- Infiltraciones de anestésico u otros agentes, para eliminar el dolor agudo, con muy buenos resultados por nuestros pacientes.

Todo esto acompañado de uso de calzado con puntera ancha y con un tacón fisiológico aproximadamente 3 cm.

En casos rebeldes y muy cronificados, hay que derivar a cirugía. Pero este último tratamiento, en mi experiencia, lo he visto en contadas ocasiones. Es decir, que cogido a tiempo, suele responder bastante bien a los tratamientos comentados.

Si necesita cualquier aclaración, no dudes en ponerte en contacto conmigo.


Powered by drivebiz 2017 © Consulta Podólogo Zaragoza Pieamarillo