Blog

PODOLOGÍA Y NOTICIAS MÉDICAS

estar-de-pie.jpg

30 marzo, 2013 Consejos útiles

Según los científicos y ergónomos, el ser humano no está suficientemente preparado para estar tantas horas de pie, ya que el peso queda distribuido en sus dos únicos puntos de apoyo, y con el tiempo sufrimos muchas dolencias por dicha posición. 

Estar de pie en suelos duros y durante mucho tiempo, como se da en caso de las jornadas laborales, puede ir provocando problemas con el tiempo, ya que el estar de pie hace que los músculos se contraigan, lo que reduce el flujo sanguíneo.  Como consecuencia los músculos y las articulaciones molestan y duelen y la sangre fluye peor por lo que se estanca, esto dará lugar a problemas circulatorios como varices, edemas, pesadez de piernas… 

Por otra parte, en el pie se provoca pronación y o aplanamiento excesivo a largo plazo, al principio será molestia de los pies, (atrofia del tejido subcutáneo del pie por excesiva carga en los puntos de mayor presión), pero puede derivar en fascitis plantar u otras patologías del pie.

Uno de los problemas frecuentes son los dolores de espalda, causados por permanecer de pie mucho tiempo (25% de su jornada). Laboralmente son también la causa de muchas bajas, según estadísticas suele ser la primera causa de baja laboral en España. A partir de unas 2 horas en posición vertical, comenzamos a tener molestias en alguna parte de nuestro cuerpo, bien sea la espalda o los pies o las piernas…(según los especialistas)

 

Trucos y consejos para hacer más llevadera la jornada de pie.

–       Debemos evitar mantener los pies juntos y separarlos para aumentar la base de sustentación.

–        Evitar hacer sobrecarga en una pierna, debemos distribuir el peso en nuestras dos piernas.

–        Recomendable cambios de postura durante la jornada laboral.

–        Adaptar el calzado a nuestro pie, tanto de largo como de ancho.

–        Realizar ejercicios de estiramiento de piernas porque mejoramos y recuperamos el riego sanguíneo.

–        Cambiar de calzado a mitad de jornada, se cambian los puntos de apoyo de los pies y se evita sobrecarga.

–        Al terminar la jornada es recomendable caminar unos 30 minutos para activar la circulación.

–        Como medida relajante un baño de pies con agua templada o un masaje con la ducha de forma ascendente.


Powered by drivebiz 2017 © Consulta Podólogo Zaragoza Pieamarillo